domingo, 18 de diciembre de 2011

Mientras sueño una ola de recuerdos intenta sumergirme, intenta llevarme al fondo de mi corazón, a un lugar en el que estás tú, a un lugar que no tengo ganas de viajar.Nado con todas mis fuerzas, intento alejarme de la masa de agua que me persigue. Pero es demasiado fuerte, demasiado potente como para luchar. Me abandono, dejo que me revuelva y me lleve . Sueño con nosotros, con nuestra historia, con los mensajes y lloro, lloro mientras duermo al recordar, pero mientras, no puedo dejar de sonreir. Me hiciste demasiado feliz.

lunes, 5 de diciembre de 2011

Es más fácil.

No sé por qué, me resulta más fácil escribir todo lo que siento, aquí que no saben quién soy puedo decir todo lo que quiera, y no seré juzgada, simplemente soy una chica enamorada que está harta de pensar en él a todas horas y de intentar aparentar que no le quiere, cuando en realidad daría lo que fuera por volver a besar sus labios y de ellos oír un "te quiero".
Ahora bésame, fuerte, con decisión como si no quisieses que me escapase nunca.

domingo, 4 de diciembre de 2011

Ven junto a mi.



- Acércate, míralos de cerca, ha simple vista te parecerán unos ojos normales, sin nada que diferenciar, poco a poco verás que mis ojos cambian de azul a verde a gris dependiendo de la luz que les de. Verás que son los ojos de una chica tímida, pero que cuando te acercas observarás decisión en ellos. Por último acércate más, como si quisieses entrar dentro de ellos, verás muchas cosas, pero, mira hacia abajo, a mis labios, a mis manos, mis piernas ¿notas que están temblando? Ven, más cerca, más cerca de mis labios, tiemblan más, rózalos, parece que se ha producido un terremoto, ahora bésame, fuerte, con decisión. 
Ya no tiemblo, solo sonrío, te abrazo, te beso, te deseo. Ven junto a mi.

Una cara para cada situación.

Todos tenemos cuatro  caras, aunque halla gente que lo niegue, que diga que es transparente y que con todos es igual. Mienten. Hay una para los profesores, esa es tan falsa como el plástico. Tenemos una para cuando estamos con nuestros padres, una de  porcelana, tan frágil, que un teléfono o una red social puede dejarla al descubierto. La tercera, en presencia de tus amigas. Esa es sencilla y una de las que mas se acerca la realidad, pero tan solo la roza. Por ùltimo, la verdadera. Cuando estas con él. Ahì te muestras a ti misma, abres tu corazon como una ventana y dejas que mire en él incluso que entre y se quede allí.


lunes, 28 de noviembre de 2011

Conóceme.

Quiero que me conozcas, que te enamores de mi por como soy, no de por cómo me describen los demás.
Soy esa clase de persona que te apoyará en todo, esa a la que le podrás contar cualquier cosa y no te juzgará. Puedo parecer fuerte, que nada me importa, que todo lo que puedan decir de mi me resbala, pero en realidad no es así. Cada palabra que me lanzan me acuchilla por dentro y rompe otro trozo de mi, pero no dejo que me lo noten, jamás dejaré que las personas que me odian me vean mal, porque no se lo merecen, disfrutan con mi mal, pero solo si yo se lo dejo ver, por eso lo oculto tras un maquillaje sin el que pocas personas me han visto.
Siempre te ayudaré aunque eso me duela, porque verte feliz me basta, no voy a decir que verte bien hace que yo esté completa, porque quien dice eso miente, intentan parecer indiferentes pero eso les quema por dentro, reconozco que yo también dije esa mentira una vez, pero te soy sincera, con eso no estoy bien, quiero que seas feliz, por supuesto, pero quiero que seas feliz conmigo y sobre todo quiero ser el motivo de tu sonrisa. 
Porque me duele no tenerte, soy persona y si me pinchas sangro.


domingo, 27 de noviembre de 2011

I miss you.

Hace mucho que no te veo, lo único que se de ti es por lo que pone en tu Tuenti, que no es mucho... pero sigo enamorada de ti a pesar de la distancia, me mantengo viva a base de nuestros recuerdos.
Lo bueno dura muy poco.

Poco tiempo.

En tan poco tiempo hemos tenido tantos momentos, recuerdos, todos maravillosos. Y es que cada segundo que pasé junto a ti, ahora es un pequeño tesoro que guardo en mi corazón bajo mil candados para que ninguno pueda salir de él y abandonarme. Quiero recordar cada palabra que me dijiste. Cada una de tus risas y movimientos. Quiero que tu aroma y recuerdo estén junto a mi, y que tu imagen esté conmigo en cada sueño.


Duele.

Me duele que parezca que jamás existí, tu indiferencia hace que me duela el alma y el no poder hablar contigo me quema por dentro. Tan solo quiero ser tu amiga y poder preguntarte cómo ha ido el día. Aunque no lo sabes te sigo queriendo y nuestra historia permanecerá siempre en mis recuerdos.

12.00 Media noche. La hora mágica.

A media noche el encantamiento se acaba, el caparazón y el maquillaje se deshacen, dejando al descubierto la realidad.
Lía

Te quise demasiado.

Puede que no hallamos tenido la mejor historia, ni la más larga, ni la más bonita, pero te puedo asegurar que fui feliz, más feliz de lo que podré ser en un mucho tiempo. Tú para mi fuiste un salvavidas. No pensé que entre nosotros fuese a pasar nada, pero tras esa noche, no deseaba nada que no fueses tú, ni tus abrazos, ni tus besos, nada. Te deseé más de lo que había deseado y te quise más de lo que podría haber imaginado hacía unos meses. Y lo peor de todo es que sigo enamorada de ti y eso no tiene solución, porque cada noche vienes a visitarme en mis sueños, y creas maravillosas situaciones, pero al despertarme tropiezo con la realidad.


jueves, 24 de noviembre de 2011

Un cielo que nos una.

No importa la distancia que nos separe, siempre habrá un cielo que nos una.

martes, 22 de noviembre de 2011

Gracias.

Gracias. ¿Por qué? No hay motivo, pero a la vez hay tantos... Por estar ahí cuando te necesité, cuando estaba mal, cuando nadie más podía aguantarme, cuando me derrumbaba, tú estabas ahí, siempre al lado mía dispuesto a prestarte como apoyo. Te quiero dar las gracias por esas noches tan perfectas en las que estabas a mi lado, me besabas, me abrazabas y no dejabas de repetirme que me querías. Por todas esas sensaciones que hiciste que sintiera, que ignoraba que existían. Por esas conversaciones, por todas ellas, desde las mas simples en las que nos contábamos cómo nos había ido el día hasta las que no había ninguna otra palabra que te quiero. Por último, gracias por hacerme sentir especial, por hacerme sentir guapa, porque cuando estabas a mi lado sentía que podía ser algo más que una sola persona.